ondas de choque

¿Qué son las Ondas de Choque?

El tratamiento de ondas de choque es un método no invasivo y eficaz de diferentes patologías del aparato locomotor. Es especialmente efectivo en casos en los que los tratamientos convencionales no consiguen solucionar dichas lesiones.

A diferencia de las usadas en litotricia, las ondas de choque extracorpóreas utilizadas para patologías del sistema músculo-esquelético no se utilizan para destruir diferentes tejidos, sino por sus efectos biológicos en la reparación de los mismos.

Además, estos efectos biológicos conducen a una curación más rápida y una regeneración del tejido a largo plazo.

¿En qué consisten las Ondas de Choque?

En primer lugar, el sistema de ondas de choque propaga una onda de alta velocidad al tejido lesionado provocando micro-rupturas en capilares de tendón y hueso. Ante esto, el organismo responde con una inflamación, dando paso a distintos procesos.

Por un lado, se da lugar a la formación de nuevos vasos sanguíneos. El aumento de la circulación en la zona permitirá la llegada de factores de reparación tisular y de oxígeno, mejorando el suministro sanguíneo y la oxigenación de la zona tratada.

Por otro lado, se produce una estimulación en la producción de colágeno. La terapia de Ondas de Choque acelera la síntesis de colágeno.

Se debe realizar un correcto tratamiento mediante distintos ejercicios para que las nuevas fibras de colágeno formadas tengan una estructura longitudinal. Así, estas se vuelve más densas, rígidas y crean una estructura más firme.

Otro efecto que conseguimos con esta terapia es la “dispersión” del mediador del dolor (“sustancia P”). La sustancia P es un neurotransmisor que media la información del dolor a través de las fibras C. Esto está asociado con dolor crónico.

Las ondas de choque disminuyen la concentración de la sustancia P, lo que disminuye la estimulación de aferentes nociceptivos al sistema nervioso central, traduciéndose en una reducción del dolor.

En consecuencia, se da paso a la reparación y reconstrucción del tejido afectado, mejorando el edema, la movilidad articular y el dolor crónico.

¿Qué indicaciones tiene la terapia con Ondas de Choque?

Por tanto la terapia de ondas de choque cubre una amplia gama de indicaciones:

  •  Tendinopatías (supraespinoso, manguito rotador, rotuliana, aquílea, epicondílea…)
  • Entesitis
  • Tendinopatías calcificantes (Calcificaciones)
  • Fascia plantar y espolón calcáneo
  • Bursitis
  • Fibrosis muscular
  • Trocanteritis
  • Puntos gatillo, síndrome miofascial

En la mayoria de ocasiones, el tratamiento requiere entre 3 – 6 sesiones, con separación de una a dos semanas, dependiendo de la patología y la evolución.